VOLVER A PORTADA                                         MAS NOTICIAS

ASAMBLEA NACIONAL DE ANIVERSARIOS

MANIFIESTO DE ATOYAC

POR EL MOVIMIENTO SOCIAL CONVERGENTE
FORTALECER LA ORGANIZACIÓN PARA CAMBIAR EL RUMBO DEL PAÍS

Atoyac de Álvarez, 27 de agosto de 2010

Venimos desde todo el país, de nuestros poblados rurales e indígenas, a mostrar que en la UNORCA existimos como organización de lucha, que nos proponemos trabajar para cambiar el rumbo del país, acabar con los poderes que nos dominan y lograr que la alternancia en la democracia signifique realmente un cambio de régimen político. Hemos llegado a la conclusión de que requerimos otro modelo de desarrollo económico para que realmente se acabe con la pobreza y la miseria en que vivimos millones de campesinos e indígenas.

Hemos venido a Atoyac, estado de Guerrero, a la sede de la Coalición de Ejidos de la Costa Grande de Guerrero, organización con tradición de lucha social, defensora de los intereses de los pequeños productores de café y miel, de las mujeres y jóvenes de los ejidos y pueblos indígenas, para refrendar nuestras convicciones de lucha, para engrandecer nuestra organización y para acordar las estrategias que nos fortalezcan y que nos permitan caminar, junto con otras organizaciones y miles de mexicanos, hacia la conquista de la libertad y de la justicia para la mayoría de los mexicanos, para alcanzar la democracia participativa y la equidad que nos dé alternativas de vida.

La estrategia acordada significa fortalecer nuestra organización desde sus bases rurales, desde los ejidos, pueblos indígenas y barrios populares y al mismo tiempo luchar por crear poder de los movimientos sociales que se traduzcan en la formación de gobierno a nivel local, municipal, estatal y nacional. Todo ello con el fin de lograr la soberanía alimentaria que garantice el derecho a la alimentación de los mexicanos, para revertir los efectos nocivos de la crisis climática atacando sus causas y para acabar con la pobreza y la miseria que prevalece en el campo mexicano, situación en la que están sumidos todos los pueblos indígenas y rurales y miles de mexicanos marginados en las ciudades.

Significa fortalecernos organizativamente desde nuestras bases rurales, desde los ejidos, los pueblos indígenas, los barrios populares, formulando propuestas de desarrollo rural integral y sustentable a nivel local y regional, con el fin de enfrentar la pobreza en que nos ha sumido el actual régimen, sus gobernantes y los poderosos que aprovechan las canonjías que les otorgan. Nos proponemos lograr la soberanía alimentaria y el derecho constitucional a la alimentación en nuestro país, producir alimentos para los mexicanos y desarrollar productos para el comercio general, trabajar para la conservación y preservación de nuestros recursos naturales y reducir drásticamente los efectos del cambio climático, impedir la siembra de semillas transgénicas en nuestro territorio y lograr una vida digna para las mujeres y hombres del campo y de los pueblos indígenas.

Acordamos promover amplias convergencias desde el movimiento campesino e indígena para  fortalecer el movimiento social y junto con un amplio movimiento ciudadano conquistar el poder político desde las localidades y municipios,  para obligar a que los programas gubernamentales se apliquen a favor de los más pobres y disputar y ganar los espacios de los gobiernos estatales y federal para que se definan políticas públicas que fortalezcan el desarrollo autónomo de nuestro país y garanticen el desarrollo con libertad, justicia y equidad para la mayoría de los mexicanos.

En diciembre próximo vamos a Cancún a demandar a los gobiernos que integran la COP-16 a que se comprometan realmente con la naturaleza y con los pueblos del mundo, a que apliquen las conclusiones del Acuerdo de los Pueblos del Mundo en Cochabamba, Bolivia, con el fin de tomar las medidas necesarias para que la temperatura no se eleve más de un grado en al año 2020, y que se apruebe la segunda etapa de los Acuerdos de Kioto.

Exigimos la reducción al 50% de las emisiones de gases efecto invernadero por los países ricos, rechazamos la iniciativa REDD (Reducción de las Emisiones por Deforestación y Degradación) y defendemos los derechos de la Madre Tierra.

Nos sumamos a la convocatoria que la Vía Campesina hace a los movimientos sociales  y el llamado de los pueblos, en Cochabamba, a movilizarse con motivo de la XVI Conferencia de las Partes (COP-16) de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático.

Exigimos al Senado de la República que apruebe de inmediato la minuta que acordó la Cámara de Diputados en abril pasado, para que el derecho a la alimentación y la garantía de generar alimentos con producción nacional, sean constitucionales. Haremos una campaña para que esto también sea aprobado en los congresos locales y para que el gobierno federal cumpla cabalmente con lo que establece la Ley de Desarrollo Rural Sustentable en su Capítulo XIII, del Título tercero, en el sentido de que en el país se produzcan los alimentos básicos para garantizar la seguridad y la soberanía alimentaria.

Exigimos del gobierno federal que suspenda los permisos para realizar siembras experimentales de maíz transgénico y que no otorgue nuevos permisos para ampliar superficies con el uso de estas semillas transgénicas que están contaminando la alimentación y la vida de todos los seres humanos, por lo cual demandamos su prohibición.

Exigimos a la Cámara de Diputados que apruebe un presupuesto rural para el año 2011, con un aumento del 10 por ciento en términos reales, de los 268 mil millones de pesos asignados al presupuesto para el Programa Especial Concurrente para el campo en 2010 a 320 mil millones de pesos para el año próximo. Que se simplifiquen las reglas de operación y se garantice el acceso a los programas a los pequeños productores, a los campesinos y a los indígenas; además que este presupuesto se oriente a garantizar la producción de alimentos en nuestro país y reducir realmente la pobreza en el campo.

Llamamos a todas las organizaciones y movimientos sociales de república a que avancemos en las más amplias convergencias y acciones conjuntas para cambiar el rumbo del país, para modificar el modelo económico con el fin de que la alternancia en los gobiernos signifique realmente un cambio de régimen político. Estaremos abiertos a avanzar en este sentido.

Compañeras y compañeros:

Meses y años de lucha, movilización y articulaciones nos esperan; tendremos que desarrollar grandes tareas de información, educación, formación y organización para fortalecer nuestra capacidad de actuar.

Vamos a otra etapa, a este país le urge una reactivación de los movimientos sociales, un gran movimiento nacional de lucha anticapitalista, que no permita ni una lucha aislada más.

Por el bien de la tierra, por el bien de la gente, por el bien de la naturaleza. Por un futuro de libertad, justicia y dignidad para los hombres y mujeres y la juventud del campo mexicano: ¡La UNORCA está en pie de lucha!

¡Globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza!

¡Soberanía Alimentaria, Democracia y Justicia para una Vida Digna!

¡Viva la Coalición de Ejidos de la Costa Grande de Guerrero!

¡Viva la UNORCA!

INFORME DE LA COMISIÓN EJECUTIVA NACIONAL
pulse aquí


VOLVER A PORTADA                                         MAS NOTICIAS