VOLVER A PORTADA                                         MAS NOTICIAS

 

PROPUESTA ALTERNATIVA DE PRESUPUESTO RURAL 2011

Introducción

La propuesta de presupuesto 2011 del gobierno federal para el campo mexicano es diez mil millones de pesos menor al que se ejerce durante el año en curso. Además, la iniciativa del ejecutivo no propone metas concretas para enfrentar el hambre, mucho menos plantea producir los alimentos en nuestro país y, como está presentada, favorece sobre todo a las empresas transnacionales —como Monsanto y Cargill—, excluye a los más pobres y margina a las organizaciones campesinas e indígenas.

Mientras que en 2010 se autorizaron 269 mil millones de pesos para el PEC rural, para 2011 se pretende asignar sólo 259.8 mil millones de pesos. Sin embargo el Presupuesto de Egresos de la Federación aumenta en 2011 respecto al 2010, y esto es una muestra de que el campo y los campesinos no forman parte de las prioridades del gobierno.

También pretenden destinar 190 mil millones al concepto de “otras prestaciones y asesoráis”, recursos que irán principalmente a la contratación de despachos profesionales; y otros 24.6 mil millones a fideicomisos, entidades menos supervisadas y con opacidad en la información del uso de recursos.

La propuesta del ejecutivo reduce en 50% los recursos para la financiera rural, con lo cual se dejarían de apoyar los intermediarios financieros que han venido formando las organizaciones de pequeños productores; desaparece el programa de fomento productivo al cultivo de café, en beneficio de empresas como la Nestlé, la cual ha sido apoyada con dinero público en los últimos años para establecer la variedad de café robusta, que es de menor calidad.

Se reducen en 50% y 25% los programas FAPPA y POMUSAG, destinados a mujeres y familiares de pequeños productores, y se reducen en dos tercios los apoyos a organizaciones sociales y en un tercio el apoyo a jóvenes emprendedores rurales, desde la SRA.

Es desaparecida totalmente, por segundo año la creación de la Reserva Estratégica de Alimentos. Se reduce en cien millones el programa de atención a los pueblos indígenas y desaparecen en la SAGARPA los programas de apoyo a las organizaciones sociales y a los sistema producto. También reducen en 200 millones el subsidio a la Universidad Autónoma Chapingo.

La partida presupuestal de caminos rurales pasa de 17.6 mil millones a 4.1 mil millones de pesos y se reducen en 1,400 millones a la infraestructura hidroagrícola. En el programa de apoyo a la inversión en equipamiento e infraestructura desaparece lo referente al Desarrollo Rural, que recibió 1,289 millones en 2010 y sólo se asignan 300 millones al programa PESA.

Se reducen también los programas referentes a la agricultura tradicional, en 1,700 millones, el ganadero tradicional en 1,900 millones y la pesca tradicional en 190 millones de pesos; pero por otra parte se le asignan 335 millones a recursos genéticos, 540 millones a agricultura protegida y 1,315 a maquinaria agropecuaria, con lo que apoyarán a Monsanto, con la semilla transgénica, a las empresas que venden invernaderos y a la Ford y John Deere que venden maquinaria, estas líneas de recursos fiscales llegan regularmente a los grandes agricultores.

Aumentan el Programa Ganadero, PROGAN, al pasarlo de 3, 950 millones a 4,300 millones, ya que los beneficiarios son los que consiguen los permisos de venta de ganado, que son unos cuantos, y aumentan de 5,300 a 6,570 millones el programa forestal, que significa apoyo a los vendedores de planta forestal como negocio particular, en beneficio de trasnacionales como Coca Cola.

Crean un programa de “manejo postproducción” al cual le asignan 2mil millones cuando ya le han asignado 8 mil millones al apoyo a las coberturas comerciales, con esto apoyan a empresas como Cargill. También reducen en 2 mil millones el PROCAMPO.

 En sí, estamos ante una propuesta fuertemente inclinada a apoyar las semillas transgénicas, a las empresa vendedoras de infraestructura, a los grandes agricultores, a empresas transnacionales en el uso de coberturas comerciales, y por otro lado reduce los programas de agricultura, ganadería y pesca tradicional, desaparecen los apoyos a la organización social, casi desaparecen las líneas de financiamiento rural, reducen la educación en la UACH, y dejan de apoyar a los miles de productores de café.

En esto vemos una intención clara de desprecio a los pequeños productores, a los campesino e indígenas y a sus organizaciones y a la educación agrícola de los hijos de los campesinos.

La UNORCA propone que se oriente el presupuesto a metas muy concretas relacionadas con empezar a garantizar la alimentación de los mexicanos con producción nacional, como lo señala la Ley de Desarrollo Rural Sustentable, la cual es base legal del PEC PARA EL DESARROLLO RURAL SUSTENTABLE.

Proponemos que el presupuesto rural 2011 se eleve a un monto de 295 000 millones de pesos.

Proponemos que se cree un Programa Nacional de Alimentación con un presupuesto inicial de 2,500 millones de pesos y se trabaje en la reducción de la dependencia alimentaria, proponiendo y tomando las medidas necesarias para aumentar en dos millones de toneladas la producción de maíz, en un millón de litros de leche, cien mil toneladas más de frijol y de arroz, 300 mil de trigo y 200 mil de soya, con lo que empezamos a reducir, en al menos 15% la dependencia alimentaria.

En suma, proponemos que se integre una Comisión Nacional de Alimentación, como instancia promotora y rectora de programas que lleven metas de abatir el hambre en México.

Propuesta Alternativa

Con fundamento en los artículos 14 y 16 de la Ley de Desarrollo Rural Sustentable, presentamos la siguiente Propuesta Alternativa de Presupuesto Rural 2011.

Proponemos un presupuesto rural que fomente el empleo, reduzca la dependencia alimentaria y alivie la pobreza en el campo, apoyados en los siguientes ejes centrales:

 

1.   Mantener un presupuesto rural con una tendencia creciente, superior a la inflación estimada, por lo que se plantea un incremento al PEC del 10% en relación a lo aprobado en 2010.

2.   Equilibrar el PEC, garantizando que el gasto productivo sea mayor o igual al gasto social y asistencial.

3.   Reducir la dependencia alimentaria en un 30% como un propósito claro y medible, lo que significa que el Decreto de Presupuesto contenga metas específicas de producción.

Hacer efectiva la soberanía alimentaria expresada en el capítulo XVII de la Ley de Desarrollo Rural Sustentable, dando prioridad a la producción nacional y a los productos básicos y estratégicos.

El Presupuesto alternativo rural consiste en:

1.      Que el Presupuesto Rural 2011 se eleve a un monto de 295,000 millones de pesos, lo que representara un incremento real de aproximadamente el 5%.

2.      Crear un Programa Alimentario con un monto inicial de 2,500 MDP, alineando el PEC al mandato de la LDRS en sus artículos del 178 al 183, convertir al Programa Especial de Seguridad Alimentaria ((PESA) en un componente para reducir la incidencia del hambre, incrementar la instrumentación del programa vía las Organizaciones de productores.

Integrar a este Programa Nacional Alimentario en un ejercicio de reagrupación y reorientación del gasto, los programas de PESA, Adquisición de Activos Productivos, Reserva Estratégica de Granos, y los Programas Alimentarios de la SEDESOL, con lo que sumaria un total de 24,000 MDP.

Garantizar la producción regional y local de alimentos.

Respaldar que los programas alimentarios sean abastecidos por la producción social, incorporar mecanismos directos de atención a la pobreza alimentaria, la obesidad y la desnutrición, tales como desayunos escolares, comedores populares y sistemas de abasto rural.

Los lineamientos para atender la Soberanía Alimentaria se basan en:

ü El derecho que tenemos los pueblos a definir qué producir y cómo producir.

ü Definir libremente las políticas públicas para un consumo sano y suficiente.

ü Respetar nuestras culturas, los patrones de consumo.

ü Respetar el derecho de los campesinos a seguir siendo productores de alimentos.

ü Fomentar la producción orgánica, ecológica y respetando al medio ambiente.
 

Las razones para crear estos programas están más que sobradas, solo por mencionar las más importantes, tenemos que:
 

a)     Según el CONEVAL la pobreza se incrementó con 5.6 millones de mexicanos más, solo en lo que va del sexenio, principalmente en lo relativo a la pobreza alimentaria.

b)     La dependencia alimentaria se duplicó en los últimos 3 años al pasar las importaciones de alimentos de 12,500 MDD en 2006 a 23,362 MDD en el 2008, ahora en 10 veces mayor a 1982.
 

Según la Auditoría Superior de la Federación importamos el 42% de los alimentos que consumimos.

 

Demandamos que el presupuesto contenga metas claras de acción para la reducción de la dependencia alimentaria, con claras actividades y compromisos medibles, para ello proponemos las siguientes metas de producción para el presupuesto 2011, como se expresan el siguiente cuadro:
 

Producto

Producción Nacional Ton.

Incremento en la Producción

Dependencia Alimentaria (Importaciones)

% de reducción

Arroz

334,345

100,000

927,009

10.7

Frijol

1222,770

100,000

202,082

50.0

Maíz

24,958,303

2,000,000

7,943,998

25.0

Soya

194,123

200,000

3,357,401

5.9

Trigo

4,089584

300,000

1,801,754

16.0

Leche

10,689,748

1,000,000

1,803,760

55.0

3.      Respaldar este programa alimentario con las siguientes medidas legislativas:
 

ü Reformar la Ley de Desarrollo Rural Sustentable creando el Sistema Nacional Alimentario como instancia de coordinación de la acción institucional del estado.

ü Presentar una iniciativa de creación de la Comisión Nacional de Alimentación como instancia responsable de atender el grave problema alimentario de nuestro país.

ü Asignarle recursos al Programa Nacional Alimentario en el PEF 2011.

 

4.- Establecer un Fondo de Recuperación de Tierras rentadas de Ejidos y Comunidades, con un monto de 2 mil millones de pesos.

 

5.- Crear la Reserva Estratégica de Alimentos y Granos tanto en una ley que crea dicha reserva como en la asignación de 7,000 millones de pesos para su inicio.

 

6.- Alinear los programas del PEC a la Ley de Desarrollo Rural Sustentable, quitarles lo clientelar y electoral.

 

7.- Impulsar un programa de Equipamiento de Escuelas Rurales con la asignación de 1,000 millones de pesos.

 

8.- Que se incrementen en un 50% los recursos asignados a FAPPA y PROMUSAG, operados por la Reforma Agraria.

 

9.- Asignar 1,500 millones de pesos a la producción y promoción de café.

 

10.- Asignar los  recursos suficientes para mitigar los efectos del cambio climático y específicamente lo relativo a resarcir los daños ocasionados por ciclones, huracanes, tormentas, inundaciones, incendios, o tormentas ocasionadas por el cambio climático en las comunidades campesinas, su producción, sus bienes o las viviendas.

 

11.- Que en el rediseño de las reglas de operación que se derivan del ajuste a los programas, de la nueva estructura programática y los nuevos programas, se realice tomando en cuenta la opinión de las organizaciones de productores.

 

12.- Asignar a la Comisión Nacional de Pueblos Indios (CDI) un presupuesto de 8,500 MDP, cuya ampliación debe estar destinada a los conceptos de infraestructura rural y fortalecimiento de los Fondos Regionales Indígenas.

 

Por un presupuesto rural creciente y multianual.

 

Atentamente

 

Comisión Ejecutiva Nacional

Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas

UNORCA

Juan de Dios Arias Núm. 48, Col. Vista Alegre, Del. Cuauhtémoc, México, D.F., C.P. 06860
www.unorca.org.mx       comisionejecutiva@unorca.org.mx     Tel. 55  5740 0486


VOLVER A PORTADA                                         MAS NOTICIAS